domingo, 23 de febrero de 2014

FORMACIÓN PARA ANIMADORES DE PEQUEÑAS COMUNIDADES SAMARITANAS Y MISIONERAS

MÓDULO DE FORMACIÓN

PASTORAL

PASTORAL 1
CONTEXTUALIZACIÓN DEL PLAN PASTORAL

Objetivo:
Identificar y comprender la estructura del  Plan Pastoral que  desde la Parábola del Buen samaritano y haciendo lectura de su realidad pueda construir  mediante el compromiso misionero, pequeñas comunidades samaritanas y misioneras en la construcción de la ciudad de la misericordia.

Pregunta problema:
¿Qué dificultades encuentra en la apropiación del plan pastoral?



Material de Estudio:

Contenido: Un recorrido por la historia

Sínodo Arquidiocesano: una experiencia fundante.

Todo comenzó con las declaraciones del VI Sínodo de la Arquidiócesis de Bogotá. Era el año de 1970, todo el proceso demoró 9 años. Qué se buscaba: “realizar una pastoral adecuada y ágil, la atención más inmediata de las parroquias… y el diálogo más constante y personal con los sacerdotes”. La realidad como iglesia y como ciudad, y construyendo con la comunidad desde
la escucha, y el discernimiento se dio respuestas formulando presupuestos, propósitos y líneas de acción.
 Declaraciones Sinodales: Una respuesta a los desafíos pastorales. En este panorama, para responder a los interrogantes que la cultura urbana demandaba en ese momento, la iglesia dio cabida a desarrollar un camino sinodal en 3 pasos: Escuchar, discernir y responder.
En el paso de escucha surgen las problemáticas eclesiales y urbanas que se reconocieron en el dialogo entre todos los que integran el pueblo de Dios y en el diálogo con la sociedad humana:

Problemáticas eclesiales:
• Pareciera que el Evangelio no es lo que da forma a la iglesia.
• La iglesia, pueblo de Dios, aparece diluida.
• El cristianismo no aparece encarnado en el mundo

Problemáticas urbanas:

• La violencia urbana en la que se refleja la libertad entendida como, se hizo un diagnóstico de poder absoluto sobre los demás y contra los demás.
 Se confirmaron las problemáticas, los reclamos, las peticiones y los articuladores. Se llego a la conclusión de que la iglesia no había profundizado lo suficiente y no había estado atenta a las necesidades y cambios del tiempo, la promoción de los derechos humanos y a los esfuerzos por el bien común.

 “Termina la Asamblea Sinodal con sus resoluciones y es urgente pasar a la acción. Para hacer esto realidad es indispensable impulsar procesos globales, orgánicos  que faciliten y procuren la integración de los miembros del Pueblo de Dios, de las comunidades y de los diversos carismas  y la orienten a la  nueva evangelización”.[1]

Una vez culminado el paso de la escucha, se continúa con el de discernimiento, el cual plantea las siguientes propuestas:

·         Insistir en el Evangelio como fundamento de toda acción evangelizadora.
·         Hacer énfasis en  la importancia de las pequeñas comunidades y en la familia.
·   Acrecentar el sentido misionero de la iglesia encontrando nuevas formas para permear la cultura urbana con el evangelio.
Se determina:
Escucha:                   Discernimiento:                             Respuesta:
Pareciera que el Evangelio no da forma a la iglesia
Arraigo en la Palabra de Dios
Campo de Arraigo en Jesucristo, palabra de vida.
La iglesia, pueblo de Dios, aparece diluida
Participación en pequeñas comunidades
Campo de Vida en Comunión
El cristianismo no aparece encarnado en el mundo
Servicio a la persona y a la sociedad
Campo del Servicio a las personas y a la sociedad.




MÓDULO DE FORMACIÓN

PASTORAL 2
RUTA PEDAGÓGICA PARA LAS PEQUEÑAS   COMUNIDADES: NACIMIENTO, DESARROLLO.

Objetivos del taller:
Comprender como se planean, se convocan y se realizan las reuniones de Pequeñas
Comunidades, hasta su desarrollo y consolidación.

Pregunta Problema:
¿Cómo realizaremos la Convocatoria en nuestras Parroquias?
¿Cómo comunicaremos a los feligreses lo que es una Pequeña Comunidad?

Material de estudio:





 Para facilitar  la realización de la acción pastoral global se establecen entonces Campos, ámbitos y niveles de planeación. Con esto se pretende agrupar bajo una sola categoría acciones que buscan una sola finalidad, articulando así procesos, resumidos en tres campos de acción: El anuncio, la celebración y la espiritualidad. La Vida en comunión y El servicio, con una tarea específica: “Hacer presente el reino de Dios”.  El Sínodo asumió la Imagen del Buen Samaritano como icono del servicio evangelizador de la Iglesia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario